3 diferencias entre el vino y la cerveza

¿Qué engorda más, el vino o la cerveza?

El debate sobre si la cerveza o el vino engordan más lleva siglos abierto. Muchos afirman que cualquiera de las dos bebidas es igualmente perjudicial, mientras que otros sostienen que una engorda intrínsecamente más que la otra. Sin embargo, varios estudios han comenzado a investigar la cuestión más de cerca, y los resultados son bastante concluyentes: la cerveza engorda más que el vino.

Una de las razones podría ser que la cerveza suele elaborarse a partir de cereales, que suelen ser ricos en calorías y grasas. Además, muchas cervezas están impregnadas de grasas transg´énicas, lo que las hace aún más problemáticas. El vino, por el contrario, suele elaborarse a partir de frutas y/o zumos, por lo que es menos probable que contribuya al aumento de peso.

En definitiva, los datos demuestran que la cerveza engorda más que el vino. Si está intentando mantener su peso bajo control, es mejor que se quede con el vino y evite las cervezas por completo.

¿La cerveza tiene más azúcar que el vino?

Por término medio, la cerveza y el vino tienen cantidades similares de azúcar. Sin embargo, dependiendo del tipo de cerveza o vino, algunos pueden tener más azúcar que otros.

Por ejemplo, algunas variedades de cerveza, como la pilsner, tienen menos azúcar que la cerveza negra o los licores. Además, las diferentes variedades de uva también pueden afectar a la cantidad de azúcar que se encuentra en un determinado vino.

Así, aunque tanto la cerveza como el vino suelen tener una buena cantidad de azúcar, el tipo de bebida y la uva utilizada pueden afectar al contenido de azúcar. En última instancia, la mejor manera de determinar cuál tiene más azúcar es comparar la información nutricional de cada uno por separado o en una bebida mixta.

¿Es más saludable el vino o la cerveza?

La respuesta está en los diferentes tipos de alcohol que contienen. Mientras que el vino suele contener entre 12 y 16 alcohol por volumen, la mayoría de las cervezas contienen entre 5 a 10 de alcohol por volumen.

Además, muchas variedades de vino contienen niveles más altos de ciertos alérgenos y ácidos que sus homólogas de cerveza. Así pues, si busca una bebida que le ayude a relajarse, divertirse y disfrutar del día sin dejar de ser algo saludable, probablemente el vino no sea la mejor opción para usted. En cambio, optar por un vaso de cerveza fría puede ser una mejor manera de relajarse y desconectar. Con sus bajos niveles de alcohol y de alérgenos, esta opción fácil de beber seguro que le hará sentirse renovado y preparado para cualquier cosa que le depare el día.

En última instancia, mientras seguimos viendo debates sobre los beneficios para la salud o la falta de ellos de los diferentes tipos de alcohol, todo se reduce a lo que es mejor para los gustos y estilos de vida individuales. Mientras que el vino puede considerarse la opción más indulgente, la cerveza puede ser a menudo una mejor apuesta para aquellos que buscan una bebida fácil de beber que también sea eficaz para aliviar el estrés y apoyar el bienestar general.

Así que, tanto si eliges el vino como la cerveza para tu próxima bebida, es importante recordar que un estilo de vida saludable consiste en encontrar lo que funciona para ti y hacer esas elecciones que te harán sentir feliz y saludable durante años.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *